Nuestro desarrollo afectivo también puede evolucionar a través del juego.

Los buenos juguetes nos permiten acercar al niño al apego, al cariño y por ende a la felicidad.

Afectivo, niña con peluche


En el desarrollo afectivo juegan un papel fundamentel los padres. Mucho más que los juguestes... Aunque también los juguetes ayudan y mucho.

La falta de padres o tutores no la pueden suplir los juguetes, pero son un añadido más a su capacidad de amar e integrarse adecuadamente con los seres humanos que irán apareciendo en su vida.


¡Lo más vendido!